in

El Misterio de las Espirales de Fibonacci en el Planeta

Fibonacci / Nada es casual en el Universo, y la concepción geológica mundial, parece que está sometida a fuerzas matemáticas basadas en la llamada Espiral de Fibonacci.

En el siguiente video, os mostraremos muchos puntos en el planeta que han sido forjados por fuerzas hiperdimensionales que parecen desconocerse.

Espiral de Fibonacci en la naturaleza

Si te preguntasen cuál es la mejor forma de empacar objetos, seguramente responderías que depende de la forma de los objetos, ya que los objetos cuadrados quedarían mejor en estructuras cuadradas, mientras que los redondos se ordenan mejor en una estructura hexagonal.

Pero, ¿cómo ordenar las hojas alrededor de un tallo, o las semillas en una flor, cuando ambas siguen creciendo? Al parecer, la Naturaleza usa el mismo patrón para disponer las semillas en una flor, los pétalos en sus bordes, y el lugar de las hojas en un tallo.

La Naturaleza usa el mismo patrón

Además, todos estos ordenamientos siguen siendo eficaces a medida que la planta crece.

Este patrón corresponde a un ángulo de rotación a partir del punto central, mediante el cual los nuevos elementos (hojas, pétalos) se van organizando a medida que crecen.

Los botánicos han demostrado que las plantas crecen a partir de un pequeño grupo de células situado en la punta de cada sección que crece: ramas, brotes, pétalos y otras. Este grupo se llama meristema.

Un solo ángulo puede producir el diseño de organización óptimo

Las células crecen y se ordenan en espiral: cada una se “dirige” a una dirección manteniendo un cierto ángulo en relación al punto central.

Lo asombroso es que un solo ángulo puede producir el diseño de organización óptimo, sin que importe cuánto más va a crecer la planta. De modo que, por ejemplo, una hoja situada en el inicio de un tallo será tapada lo menos posible por las que crecen después, y recibirá la necesaria cantidad de luz solar. Y ese ángulo de rotación corresponde a una fracción decimal del número áureo: 0.618034″.

A una escala mucho mayor, los brazos en espiral de las galaxias también se acomodan según los números de Fibonacci. Sin dudas, es sorprendente la relación que existe entre la matemática y la naturaleza, pero no se trata en absoluto de una casualidad.

Sucesión de Fibonacci

En matemáticas, la sucesión o serie de Fibonacci es la siguiente sucesión infinita de números naturales: 0 , 1 , 1 , 2 , 3 , 5 , 8 , 13 , 21 , 34 , 55 , 89 , 144 , 233 , 377 , 610 , 987 , 1597…

La sucesión comienza con los números 0 y 1;2​ a partir de estos, «cada término es la suma de los dos anteriores», es la relación de recurrencia que la define.

A los elementos de esta sucesión se les llama hijos de Fibonacci. Esta sucesión fue descrita en Europa por Leonardo de Pisa, matemático italiano del siglo XIII también conocido como Fibonacci. Tiene numerosas aplicaciones en ciencias de la computación, matemática y teoría de juegos.

También aparece en configuraciones biológicas, como por ejemplo en:

  • Las ramas de los árboles.
  • La disposición de las hojas en el tallo.
  • Flores de alcachofas y girasoles.
  • Inflorescencias del brécol romanesco.
  • La configuración de las piñas de las coníferas.
  • La reproducción de los conejos.
  • La estructura espiral del caparazón de algunos moluscos, como el nautilus.

misterio enigmas acertijos secretos Iker Jiménez: desaparición de Anna y Olivia | La grave crisis en Ceuta

Iker Jiménez: desaparición de Anna y Olivia | La grave crisis en Ceuta

stream gaming gamers torneos twitch youtube eventos Velada de Boxeo de Ibai Llanos | Evento histórico en Twitch España

Velada de Boxeo de Ibai Llanos | Evento histórico en Twitch España